La fama de corruptos de nuestros políticos está tan extendida que traspasa barreras hasta quedar reflejada de manera subliminal en uno nuestros productos de alimentación más cotidianos: la mantequilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.