Parece que Arnold Schwarzenegger se encuentra bien agustito fumando un porrito…puede que ese porrito le haya inspirado las ideas necesarias para convertirse en Gobernador de California