desgracias ajenas

No te rias del mal del vecino, que el tuyo viene por el camino…o eso dicen al menos…