Tened cuidado cuando paséis por aquí, no sea que os caigáis en la “zanja”…