Imagina la cara que se te quedaría si al estar tranquilo cambiándole el agua al canario se te acerca una loca susurrándote…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.