Imagina la cara que se te quedaría si al estar tranquilo cambiándole el agua al canario se te acerca una loca susurrándote…

Deja una respuesta