Una prueba gráfica de que hasta los monjes franciscanos bailaban reggaeton…