Parece que Paulo Coelho también ayuda a los gatos deprimidos en forma de comida…