Nunca jamás te encontrarás a nadie que confiese abiertamente que ronca…por lo menos no en la primera cita…

Deja una respuesta