No me extraña que estos pobres infelices se hayan disfrazado con lo que intentan soplarles por la entrada a la fiesta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.