No me extraña que estos pobres infelices se hayan disfrazado con lo que intentan soplarles por la entrada a la fiesta…