Ya sabía yo que mi afición por la Nutella tenía que tener una base científica…