Este marido sí que es un crack y lo demás es cuento…