Una imagen en la que sobran las palabras, pero que sólo los yoalucinados más avezados podrán entender…