Si Jack Daniels llama a tu puerta, tienes que tener mucha fuerza de voluntad para no dejarle entrar…