Hemos encontrado la fórmula magistral de la inmortalidad…y es algo que te va a resultar muy sencillo practicar: comer chocolate a toneladas…