Aunque los mejores chefs del mundo sean hombres, hay algunos que no saben ni freír un huevo…