Parece que al diseñador de este tobogán no le gustan ni un pelo los niños…