No está nada bien esto de discutir con las madres…y menos cuando después te toca tragarte tu orgullo para pedirles algo que necesitas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.