Cuando vas a un probador y ves que unos pantalones te aprietan, te compras otra talla, ¿verdad? Entonces… ¿por qué no haces lo mismo con ese amor que te aprieta? ¿No comprendes que no DA LA TALLA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.