Todas las madres del mundo parecen tener este superpoder que con su supermirada son capaces de hacer que dejemos de hacer cualquier cosa que fuera que estuviéramos haciendo si no queremos después tener que enfrentarnos a la mortífera superfuerza de su chancla voladora…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.