Admítelo, tú nunca te levantas tan temprano, por eso no es de extrañar que hasta tu café se sorprenda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.