Claro, el pobre hombre estaba haciendo honor al dicho «bebes como una esponja»…

Deja una respuesta