Atrás ha quedado el inocente personaje de dibujos animados…