Ya lo decía George Bernard Shaw, “No hay amor más sincero que el amor a la comida”…