Llevar a este niño al Mcdonnalds es un auténtico peligro…