Y es que muchas de las abuelas y abuelos de ahora han pasado tanta hambre los pobres que se ponen locos cada vez que les dan algo gratis…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.