Quien no haya dicho nunca «pío» en bajito cuando sus padres le dijeron  que «no querían oír ni pío» no sabe lo que es la adrenalina

Deja un comentario