Prefieres que te atropelle un camión antes que reconocer que llevas una cogorza como un piano…

Deja una respuesta