Aunque este perrete no tuviera todo el hocico manchado mostrando las pruebas del delito, sería muy fácil adivinar que había sido él por su cara de culpable…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.