Si el Señor Miyagi hubiera sido tan gracioso en Karate Kid, la película habría sido bien diferente…

Deja una respuesta